Cuatro sorprendentes formas de obtener calcio

Berza

El calcio es un mineral que desempeña un papel muy importante en la salud ósea, así como en el envío de señales de los nervios y la contracción de los músculos, razón por la que ninguna persona puede descuidar su ingesta. La mayoría de adultos necesita 1.000 miligramos de calcio al día, mientras que la necesidad en las mujeres mayores de 50 y los hombres mayores de 70 aumenta a 1.200. Sin embargo, aquellos que más calcio deben consumir son los adolescentes y las embarazadas y lactantes: 1.300 miligramos diarios.

Los lácteos son la principal fuente de calcio que hay a nuestro alcance, o mejor dicho la más popular. Con estos productos derivados de la leche, y con la leche en sí, se puede cubrir sin problema el mínimo diario de calcio, pero ¿qué sucede con las personas que no pueden o no quieren incluir los lácteos en su dieta? La naturaleza pone a su disposición otras fuentes, como las que destacamos a continuación:

Berza: Esta verdura supera a la leche en contenido de calcio. Una taza de berza cocida aporta alrededor de 357 miligramos de este importante mineral. Y si prefieres el sabor de las espínacas, te interesará saber que estas también contienen altas cantidades de calcio.

Tofu: Siempre que haya sido preparado con calcio (consulta la lista de ingredientes), se trata de una gran fuente de este nutriente: alrededor de 250 miligramos en media taza. Es un alimento con el que una parte de las personas que rechazan el consumo de lácteos (los veganos) están ya muy familiarizados.

Cereales: Algunos cereales de desayuno, no muchos, son fortalecidos con calcio por los fabricantes, situándose el aporte de una caja en alrededor de 1000 miligramos. Como en el caso anterior, hay que mirar la lista de ingredientes para asegurarse.

Albahaca: Tanto seca como fresca, esta hierba aromática proporciona algo de calcio (10 mg por cucharadita si es seca y 10 mg por dos cucharaditas si es fresca). Sin embargo no es la única hierba que lo contiene. Otras muy populares como el tomillo y el eneldo también se forman en parte por este mineral.


Escribe un comentario