Cuatro ejercicios para tonificar las piernas rápidamente

Piernas de Hilary Duff

Existen muchas formas de tonificar las piernas, como montar en bicicleta, dar largas caminatas o nadar, pero si quieres hacerlo rápidamente, la mejor opción es optar por ejercicios enfocados únicamente a esta parte del cuerpo.

A continuación nombramos los que para nosotros son los cuatro más eficaces y te contamos cómo llevarlos a cabo para que puedas obtener resultados en lo que se refiere a tonificar las piernas en escasas semanas mediante ejercicios de fitness.

Sentadillas: Este ejercicio, que como sabrás consiste en aguantar el peso del cuerpo en cuclillas, nos ayudará a trabajar los muslos, los isquiotibiales y los glúteos. Para una mayor eficacia, asegúrate de que la espalda trace una línea recta y de que las rodillas no pasen la línea de los dedos del pie.

Estocadas: Tonificaremos rápidamente muslos y nalgas si practicamos a diario este ejercicio para el que daremos un paso adelante con una pierna y bajaremos el cuerpo en línea recta, manteniendo las manos en la cintura o hacia abajo con el fin de no perder el equilibrio. Descendemos hasta que la rodilla de atrás no esté demasiado lejos del suelo y la de delante forme un ángulo cercano a los 90 grados. Después volvemos a la posición inicial para repetir con la otra pierna.

Elevaciones: Este ejercicio nos permitirá tonificar las pantorrillas. Necesitaremos una plataforma de aeróbic para llevarlo a cabo. De pie, con las piernas ligeramente separadas, nos elevamos de puntillas mientras apretamos los músculos de la pantorrilla con medio pie sobre la plataforma y medio pie fuera. Para una mayor eficacia, sujetaremos una mancuerna en cada mano, con estas hacia abajo.

Puentes: A diferencia de los tres anteriores, este ejercicio requerirá de algo menos de esfuerzo por nuestra parte, por lo que es aconsejable dejarlo para el final. Nos tumbamos en el suelo y doblamos las rodillas. Estiramos los brazos a los lados. A continuación, levantamos los glúteos y la parte baja de la espalda, apretando los primeros a medida que ascienden. Mantenemos la postura durante un segundo y bajamos hasta que los glúteos rocen el suelo. Si lo deseas, puedes colocar un cojín entre las rodillas para hacerlo con una mayor comodidad. Este ejercicio nos permitirá trabajar los isquiotibiales y los glúteos.


Escribe un comentario