Cuatro divertidas maneras de dar de comer plátanos a los niños

Plátano y otras frutas

Comer dos o tres plátanos a la semana representa numerosos beneficios para la salud, entre ellos la prevención del estreñimiento, la regulación de la tensión arterial y la reducción del riesgo de infarto.

Sin embargo, para muchos niños puede ser aburrido comérselos tal cual, por eso hemos creído interesante destacar otras formas de prepararlo que suelen resultar muy apetecibles para los más pequeños:

Untado: Esta opción significará una cantidad bastante alta de calorías extra, por lo que les vendrá genial para después de practicar deporte o durante la temporada de exámenes. Se trata de untar la fruta con una fina capa de crema de cacahuete o de cacao.

Congelado: Los plátanos pueden convertirse en un saludable helado para el verano si lo metemos en el frigorífico durante unas cuantas horas. Los niños no podrán resistirse si los ponemos en un palo y los bañamos en chocolate líquido.

Batidos: Como sucede con casi todas las frutas, su sabor es más delicioso cuando se combina con el de otras en un batido o smoothie. En este caso, sabrá de maravilla si lo combinamos con bayas.

Emparedado: Esta opción requiere algo más de destreza que las anteriores, aunque no deja de ser muy sencilla y sobre todo rápida. Se trata de pelar el plátano, cortarlo por la mitad por la parte larga y a continuación untar ambas partes con crema de cacahuete o de cacao. Después se cierra y el resultado es muy divertido además de delicioso y nutritivo: un emparedado hecho utilizando el plátano como si fuera el pan.


Escribe un comentario