Cuatro claves para construir una rutina de ejercicio efectiva y duradera

Dos mujeres caminando

Como todo el mundo sabe, practicar ejercicio es la llave de una vida saludable, pero no es tan sencillo, sino que construir y mantener una rutina de ejercicio efectiva requiere esfuerzo, dedicación y, sobre todo, sabiduría. Veamos qué tenemos que hacer para lograrlo:

Escuchar al cuerpo: El dolor en músculos, articulaciones y huesos después de practicar ejercicio es un gran indicador. Un poco de cansancio es normal, pero si sentimos mucho dolor, es mejor tomarnos un día libre. Y si, por el contrario, nos encontramos genial, es señal de que debemos apretar un poco más al día siguiente.

Tomar nota de todo: Anotar día tras día en una libreta cosas como las calorías quemadas, nuestro peso o el tiempo que necesitamos para recorrer una determinada distancia, es un gran método de motivación, ya que pasadas las semanas y los meses podremos mirar atrás y ver los progresos que hemos realizado.

Trabajar la base: Hagas lo que hagas, nunca olvides de dedicar algunos minutos de tu rutina de ejercicio a mantener una base sólida. Realiza abdominales y flexiones para prevenir lesiones y otros problemas de salud.

Permitir la recuperación: Uno de los errores más habituales en los corredores novatos es acumular una carrera tras otra sin dejar tiempo a los músculos para que se recuperen del esfuerzo. Espacia las carreras al principio y a partir de ahí intenta construir una frecuencia con la que te sientas cómodo pero que a la vez sea exigente con tu cuerpo.


Escribe un comentario