Cuatro cambios en la dieta que prepararán tu cuerpo para el traje de baño

Cuerpo de la modelo Lily Aldridge

Este verano queremos que te coloques el traje de baño y se te dibuje una sonrisa en la cara al mirarte al espejo, por eso ampliaremos la lista de consejos que hemos ido ofreciendo con ese propósito a lo largo de las últimas semanas.

En esta ocasión, lo que proponemos son una serie de cambios en la dieta que te ayudarán deshinchar el vientre y a librarte de la grasa abdominal que hayas podido acumular durante el invierno:

El primer cambio consiste en suprimir por completo los refrescos carbonatados, ya que el gas que contienen hincha nuestro vientre y sus enormes cantidades de azúcar pueden causar un aumento de peso. La alternativa es bastante más aburrida, el agua, pero si de verdad deseamos sentirnos bien en traje de baño cuando pisemos la playa, es un sacrificio necesario.

El segundo punto tiene que ver con el alcohol. Su alto porcentaje de calorías es un gran enemigo de la silueta, por lo que no más bebidas alcohólicas de aquí al comienzo del verano, o una a la semana como máximo.

Acompañar nuestros platos con salsas como el kétchup o la mayonesa es una forma cómoda y rápida de darles sabor de la que hacen uso las personas que tienen agendas demasiado apretadas como para meterse a guisar en serio en la cocina. Sin embargo, para tener el cuerpo a punto para el traje de baño deberemos buscar tiempo de donde sea para preparar alternativas, como, por ejemplo, la salsa de tomate casera.

La pasta es el último punto al que haremos mención. Se trata de una comida que forma parte de la dieta habitual de muchas personas, y normalmente no nos opondríamos, pero dado que en este caso estamos buscando mejorar la silueta, vamos a recomendar sustituirla por los fideos Kelp y Shirataki, que son bajos en calorías.


Escribe un comentario