¿Cuántas tazas de té verde se pueden beber al día?

Taza de té verde

El té verde favorece la pérdida de peso, previene el envejecimiento prematuro, ayuda a eliminar toxinas, fortalece el sistema inmunológico… Y las ventajas de esta bebida siguen y siguen, pero ¿cuántas tazas de té verde hay que beber al día para acceder a estos beneficios? Y sobre todo, ¿existe alguna cifra límite, sobrepasada la cual puede tener efectos negativos sobre la salud? Aquí te hablamos sobre la cantidad mínima así como la cantidad máxima de té vede diaria recomendada.

Beber una sola taza de té verde al día ya es suficiente para disfrutar de sus beneficios para la salud, pero si podemos aumentar el número de tazas diarias a dos o tres, sus ventajas llegarán antes y serán más notables.

¿Y qué sucede si consumimos cinco tazas de té verde al día? Pues que, aparte de todos los beneficios señalados anteriormente, disminuiremos el riesgo de cáncer de estómago. Pero todavía estaríamos bastante lejos del límite. Siete es el número de tazas diarias que mejores resultados ha dado a la hora de acelerar el metabolismo y perder peso.

Queda por tanto claro que cuánto mayor sea el número de tazas de té verde diarias, mayores serán sus beneficios, pero cuidado, porque todo tiene un límite, y el del té verde, se sitúa en diez tazas diarias, según los investigadores. Asimismo, cabe señalar que las personas sensibles a la cafeína o que sufren de insomnio, no deben nunca alcanzar las diez tazas diarias. Si tiendes a la ansiedad o el insomnio ni siquiera sobrepases las dos o tres.

Por otro lado, consumir mucho té verde podría dismunuir la absorción de ácido fólico. Esta es una vitamina importante en el desarrollo de los fetos, razón por la que las embarazadas tienen que consumirlo de manera moderada, lo que significa no más de dos tazas al día o apartarlo por completo de la dieta hasta después de haber dado a luz. Otro efecto negativo del té verde es que puede interferir en la absorción de hierro, pero en este caso se puede evitar bebiéndolo únicamente entre comidas, y nunca durante las mismas, algo que ya hacen la mayoría de las personas.


Escribe un comentario