Cuándo y cómo comer manzanas para promover la pérdida de peso

manzanas-beneficios

Se habla mucho de las manzanas como aliadas para perder peso, pero para sacar el máximo partido de sus ventajas en este campo no basta con comerse una de vez en cuando.

Es necesario incluirlas dentro de una dieta equilibrada. Asimismo, si no las utilizamos para reemplazar comidas calóricas, estaremos desaprovechando sus importantes beneficios. Lo mismo sucede con el momento; elegir el idóneo, es un detalle que puede marcar la diferencia:

En el almuerzo

Su fibra saciará tu apetito de media mañana a cambio muchas menos calorías que los típicos sándwiches para el almuerzo. Ten en cuenta que una manzana grande (con piel) aporta alrededor de 5.5 gramos de saciante fibra por sólo 100 calorías, lo que es cinco veces menos que, por ejemplo, un sándwich mixto.

Comerse una manzana para almorzar te quitará el hambre y, sobre todo, te ayudará a mantener alejada la tentación de picotear alimentos de alto contenido calórico, como dulces, antes de la hora de la comida. Transcurridas al menos un par de horas después de un desayuno fuerte y otras tantas antes de comer al mediodía, es un excelente momento para comerte tus manzanas.

En la cena

Si se convierte en un hábito, los postres dulces, como tartas de chocolate, pueden ser muy perjudiciales para la línea de las personas. En lugar de comerte una manzana cruda todas las noches, algún día puedes cortar una pequeña en rodajas y rociarla con una cucharada de miel. Todo sumado no alcanza las 150 calorías.

El ahorro de calorías es considerable si tenemos en cuenta que el chocolate con leche aporta más de 500 calorías por cada 100 gramos y un par de galletas de chocolate caseras se pueden ir hasta las 200.


Escribe un comentario