Cosas importantes a tener en cuenta sobre los sustitutos del azúcar

Miel

El jarabe de arce, la miel y el sirope de agave (en el lado natural) y el aspartamo y la sacarina (en el bando de los edulcorantes artificiales) tienen en común que son todos sustitutos del azúcar. Si tenemos que elegir entre unos u otros, nos decantaremos siempre por los naturales. Sin embargo, hay que vigilar su consumo.

Estos tres edulcorantes naturales son una excelente opción para endulzar el yogur, el café o el té, aunque siempre y cuando se utilicen con moderación. Como todos los azúcares verdaderos, el jarabe de arce y la miel aumentan el azúcar en la sangre rápidamente, por lo que, pese a que se habla de ellos como alimentos saludables, hay que ir con cuidado de no superar la dosis diaria recomendada.

El sirope de agave por su parte no eleva los niveles de azúcar tanto como la glucosa, aunque sus grandes cantidades de fructosa aumentan los niveles de grasas en la sangre, conocidas como triglicéridos, que pueden provocar enfermedades del corazón, hígado graso y síndrome metabólico.

A la hora de perder peso, reducir el consumo de azúcar es algo fundamental. El máximo recomendado para las mujeres es de seis cucharaditas (24 gramos) al día, mientras que para los hombres es de nueve cucharaditas (36 gramos). Sobrepasar ese límite pone en riesgo la silueta, así como la salud, sea cual sea la fuente. Ya sea azúcar o uno de sus sustitutos, incluso los que en teoría son saludables, nunca conviene abusar.


Escribe un comentario