Cómo convertir las caminatas en un modo de vida

Caminata en grupo

Las caminatas son una excelente manera de adelgazar, ya que ayudan a quemar entre 85 y 135 calorías por hora. Mucho menos se necesita (alrededor de 10 minutos) para promover una liberación de endorfinas que se nota en una reducción del estrés, tensión, ira, fatiga y confusión.

Además, al ser un ejercicio de bajo impacto lo puede practicar casi todo el mundo. Si estás decidido a apostar en firme por las caminatas como entrenamiento, los siguientes consejos te ayudarán a convertirte en un caminante de primera.

Márcate metas realistas si eres principiante. Comienza por caminar entre 1 y 2 kilómetros cinco veces a la semana. Poco a poco, comprobarás cómo tu cuerpo se va habituando a este ejercicio y te permite ir aumentado la distancia diaria.

La meta a medio-largo plazo debe ser alcanzar los 10.000 pasos diarios. Esta cifra es la que, según loas investigaciones médicas, ayuda a reducir el riesgo de cardiopatías, cáncer, osteoporosis y diabetes, y por lo tanto a alargar la vida y mejorar su calidad.

Hazte con un podómetro o una pulsera de actividad para que cuente por ti los pasos que das en tus caminatas. Lo ideal es que incluyan contador de calorías quemadas, ya que supone un extra de motivación ver en vivo el efecto de cada paso sobre la grasa acumulada.

Busca uno o varios compañeros de caminata. Tener la oportunidad de conversar mientras practicas ejercicio, asíc como de comparar tu velocidad y resistencia con la de otra persona lo hace mucho más entretenido. Hay días en que no te darás ni cuenta de que ya has alcanzado tu objetivo de 10.000 pasos.


Escribe un comentario