Contra la osteoporosis, calcio y vitamina D

 Osteoporosis

La osteoporosis se traduce por una fragilidad ósea, responsable de fracturas de cadera, muñecas y vértebras que pueden ser un verdadero handicap y conducirnos a una vida de dependencia.

En cualquier edad, los aportes suficientes en calcio y en vitamina D ayudan a consolidar los huesos. Y después de los 50, calcio y vitamina D contribuyen a evitar el riesgo de fractura que aumenta con la edad.

Los productos lácteos son los alimentos que contribuyen más a nuestros aportes en calcio (leche, yogur, queso, queso blanco…). En su defecto, las aguas minerales constituyen una fuente muy interesante de calcio. Luego vienen: las sardinas, el chocolate, los frutos secos, el perejil, las verduras, etc.

La vitamina D es indispensable para la salud de los huesos: mejora la absorción del calcio en el intestino y contribuye a su fijación en los huesos. Una gran parte de esta vitamina es fabricada por el organismo a nivel de la piel, con la exposición al sol. Por eso es importante exponerse todos los días al sol, unos quince minutos.

Si no es así, ciertos alimentos contribuyen a completar los aportes en vitamina D: los aceites de pescado, el pescado, el hígado, los quesos, etc.

Más información – Comer calcio para evitar la osteoporosis 


Escribe un comentario