Contaminacion alimentaria; las toxinas del maiz

62

El maíz es un cultivo que actualmente plantea un problema común entre los productores, debido a la contaminación de la planta por un hongo toxico o micotoxinas, la cual puede provocar enfermedades graves en humanos y también en el ganado.

Este tipo de hongo se encuentra favorecido en cuanto a su crecimiento por las condiciones climáticas, cuando las temperaturas oscilan entre 80 y 100 grados F y la humedad asume el 85 por ciento, pero también intervienen las sequías, las precipitaciones, la disponibilidad de nitrógeno y los los insectos.

Existen varias especies de hongos que afectan al cultivo del maíz y que pueden producir micotoxinas diferentes, pero los dos tipos más comunes son las llamadas aflatoxinas y fumonisinas.

Las aflatoxinas son micotoxinas generadas por hongo aspergillus flavus en maíz y este puede afectar el hígado humano y la exposición prolongada puede ser fatal para los seres humanos, así lo demostraron los informes de Science Daily, sobre las muertes causadas por el consumo de maíz contaminado con aflatoxinas en Kenia.

Las aflatoxinas también se vinculan a un pobre crecimiento y función inmune de los niños de África occidental, en los animales alimentados con maíz contaminado presentan síntomas de necrosis hepática y tumores, así como disminución del crecimiento e inmunidad pobre.

El hongo Fusarium moniliforme produce la fumonisina micotoxina en el maíz, presentándose como moho blanco o rosa, no afectando la apariencia del grano, pudiendo parecer normal, sin embargo su consumo puede presentar consecuencias graves, ya que las fumonisinas se han relacionado con el cáncer de esófago en los seres humanos.

Un estudio publicado en la revista de "Nutrición Molecular e Investigación de la Alimentación (2010)" descubrió que los niños africanos de Tanzania, consumidores de maíz con altos niveles de fumonisinas, mostraron un retraso en el crecimiento y bajo peso.

Fuente: Science Daily-Revista; Nutrición Molecular e Investigación de la Alimentación

Imagen: MF


Escribe un comentario