Conservas que no te harán ningún daño si las consumes con moderación

Tomate troceado en conserva

En más de una ocasión hemos señalado a las conservas como uno de los mayores enemigos del mantenimiento de la línea y de la buena salud en general. Y en general es así. Basar la dieta en prodcutos envasados y en conserva es un gran error. No obstante, cabe señalar que, si se consumen de manera responsable, se pueden hacer algunas excepciones con las conservas.

El tomate en conserva aporta un extra de licopeno con respecto al tomate fresco debido a que, al triturarse y cocinarse, liberan una mayor cantidad de este carotenoide, el cual es anticancerígeno y beneficioso para el corazón. La variedad que aconsejamos tener siempre en la despensa son los tomates enteros o troceados. Añadirlos a las comidas nos permitirán ahorrar tiempo y acceder a sus ventajas nutricionales.

Los veganos y vegetarianos pueden preparar deliciosos platos con gran rápidez con este producto. Hablamos de las alubias en conserva, que se pueden añadir a las ensaladas y otros platos vegetarianos, donde además de sabor, aportan una sensación de saciedad (al igual que todas las legumbres). Asimismo, esta propiedad también hace de las alubias en conserva un alimento muy interesante para las personas que desean perder peso.

Utilizadas con moderación, la miel, el jarabe de arce y la melaza pueden mejorar la salud de las personas, dado que contienen antioxidantes y otros compuesto bioactivos. Ten alguno de estos productos siempre en tu despensa para añadírselo de vez en cuando a las recetas que requieran de un poco de edulcorante o combina la miel con un yogur o una cuajada los días que te sientas bajo de energía.

Las salsas en conserva no son algo que se pueda consumir todos los días, pero no ocurre nada por hacer uso de, por ejemplo, la salsa de soja para dar sabor a nuestros platos de tanto en cuando. Lo mismo sucede con el tahini, la salsa barbacoa… Compra las que más te gusten. Sólo asegúrate de que son bajas en sodio.


Escribe un comentario