Consejos saludables para una Piel suave

53

La piel representa el órgano más grande del cuerpo y cumple distintas funciones además de protegerlo del ambiente externo, por lo cual requiere de cuidados si deseamos mantener nuestra salud integral y una piel suave es un signo de buena salud.

El estado o condición de la piel es un parámetro que refleja la salud y la edad, según la Asociación Americana de piel, sin embargo existen factores que no se pueden modificar como los genéticos, pero si muchos otros relacionados con el estilo de vida, donde se incluye aparte del cuidado externo, el relacionado con una dieta saludable que se traducirá en una mejora de la textura y funcionalidad de este maravilloso órgano.

Los cambios en la dieta puede ayudar a asegurar los nutrientes necesarios para ayudar a prevenir o reducir la severidad de las condiciones ambientales o externas, que provocan desordenes tales como grietas en la piel, acné, sequedad de la piel y las arrugas.

Las vitaminas A y D, por ejemplo, son las que favorecen de forma directa a la piel y las que pueden brindarle suavidad, además de una salud en general de acuerdo con la ASA. El grupo de vitaminas B, que incluyen a la riboflavina, la vitamina B-6 y niacina, pueden ayudar a prevenir enfermedades de la piel, principalmente las que afectan a la boca, los labios, nariz y las grietas cerca de la boca, así como la vitamina C como poderoso antioxidante natural también promueve la suavidad de la piel, al combatir a los radicales libres que originan precisamente el envejecimiento prematuro.

Entre los alimentos mas indicados para llevar adelante una dieta saludable para la piel, se encuentran las frutas y las verduras, como las bayas, los cítricos, albaricoques, zanahorias, tomates, brócoli y verduras de hoja verde, son las principales fuentes de antioxidantes, incluyendo la vitamina A o beta-caroteno y la vitamina C, contenidas en los alimentos mencionados.

Para obtener el grupo de vitamina B, debemos consumir granos enteros , como; la avena, pan integral, arroz integral, cebada, carnes magras y productos lácteos, así como la incorporación de ácidos grasos esenciales omega 3, contenidos en los pescados y semillas de lino, son mas que recomendables para la producción de elastina, sustancia que rejuvenece los tejidos.

Imagen: MF


Escribe un comentario