Consejos saludables: estrias y embarazo

Sin título

Entre la cantidad de cambios físicos motivados por el embarazo, en la piel se registran las estrías, que surgen por el aumento natural de la zona abdominal.

Las estrías son separaciones de las capas externas dérmicas, originadas por estiramiento de las capas subyacentes que también suelen producirse en otros casos como la obesidad o por el crecimiento en los niños, así como también se generan en los atletas que incrementan su masa muscular, como es el caso de los fisicoculturistas.

Las estrías hacen su aparición normalmente en las caderas, el abdomen, los senos, muslos y nalgas, son de color rojizo en un principio, para cambiar a blanco en el tiempo, además en las etapas iniciales suelen picar.

En el embarazo es un factor preponderante el hereditario, ya que determina su aparición segura, así que si una madre las ha tenido su descendencia casi seguro también las tendrá. Si bien no hay remedio eficaz al cien por ciento, en la mayoría de los casos desaparecen después del parto.

La prevención ha demostrado ser la manera mas eficaz de evitar las estrías, por ello aquí les brindamos algunos consejos saludables para tener en cuenta:

Vitamina E: el masaje de vitamina E pura (es aceitosa) o aceite de oliva en las zonas de las caderas y el abdomen desde el inicio de su embarazo, es una de las mejores opciones de prevención. Se debe masajear dos veces al día, la ultima después de la ducha.

Ejercicio: la actividad física regular ayuda a tonificar los músculos y mantener la piel firme, por ello los ejercicios de yoga por ejemplo son muy indicados para la oxigenación celular y para mantener la piel elástica.

Dieta: la dieta es la base de la salud orgánica en todos su niveles, y en el caso del embarazo debe ser muy especial, tanto para el correcto desarrollo del bebé como para la salud de la madre. Para el caso de la estrías se recomienda beber mucha agua como primera medida y por sobre todo mantener una ingesta adecuada de alimentos ricos en proteínas y particularmente en vitamina C, E y A, (fuentes; frutas y verduras, cereales) que son consideradas las vitaminas de la piel, pero además los minerales juegan un rol importante como es el caso del zinc y el sílice (fuentes; cereales, legumbres, productos integrales, frutos secos), responsables de la salud dérmica.

Imagen: MF


Escribe un comentario