Consejos para utilizar el cáñamo en la cocina

Cañamo

Las semillas de cáñamo son ricas en proteínas y contienen ácidos grasos esenciales así como sales minerales y diferentes oligoelementos que contribuyen al correcto funcionamiento del organismo. Consumir cáñamo ayuda a reforzar el sistema inmunitario, y gracias al equilibrio perfecto entre los Omega 3 y los Omega 6 que contiene, la semilla de cáñamo produce efectos beneficiosos en el corazón y en el sistema cardiovascular.

El cáñamo en gastronomía

Conviene usar el aceite de cáñamo con frecuencia en la cocina, concretamente para preparar vinagretas y otros condimentos. Para preservar sus beneficios, es importante no calentarlo. Sin embargo se puede realzar el gusto de los platos vertiendo un hilo de aceite de cáñamo justo antes de ponerlo sobre la mesa. Las semillas de cáñamo también se utilizan en cocina. Se comen crudas o tostadas, saladas o dulces y tienen un gusto parecido al de la avellana. Por lo tanto se pueden utilizar enteros los granos o molidos, en cualquier plato como la repostería, las sopas o simplemente como aperitivo.

Productos a base de cáñamo

La harina de cañamo es muy rica en glúcidos y contiene igualmente proteínas y lípidos. En las recetas de pizza, de pasteles y de tartas, se puede reemplazar un 10% de la harina de trigo por harina de cáñamo para ofrecer un sabor diferente y dar un poco de color a los platos. También se puede confeccionar leche de cáñamo mezclando semillas con un poco de sal. Esta leche, rica en ácidos grasos esenciales y en proteínas es muy digestiva. Se puede beber la leche de cáñamo con un poco de azúcar o de miel. También se puede utilizar para preparaciones culinarias que no necesitan cocción y así preservar todos sus nutrientes.


Escribe un comentario