Consejos para ser feliz

Hombre feliz

Ser feliz no es algo enorme e inaccesible. Reside mucho más en los pequeños detalles del día a día, una velada entre amigos, un paseo con el ser querido, una buena conversación, una buena película. La felicidad está hecha de banalidades, aquí y ahora.

Hay que pasar tiempo para construirse, y no para juzgarse. No existe nada mejor para ser feliz que consagrar todos los días un poco de tiempo para uno mismo. Practicar una actividad que os satisfaga, hacer ejercicio, leer un buen libro, tomar un baño relajante, disfrutar cocinando, discutir y estar a la escucha de los auténticos amigos. No dejéis pasar la vida sin hacer lo que os gusta. Reservar una hora el día para intentar desconectar del mundo que os rodea.

Ser feliz es un proceso que viene y va desde el interior y que va hacia el exterior, hacia los otros. De esta forma, hay que procurar ser positivos a diario, no focalizarse sobre las cosas negativas que os ocurren y concentrarse más bien en las soluciones a los problemas. Esto es un modo de vida sano que conduce a la plenitud.

Abrirse al mundo y crear lazos fuertes con aquellos que os son queridos para disfrutar al máximo de vuestra vida de todos los días. Ser generosos con aquellos que os rodean y que lo merecen, y disfrutar de la compañía de los más cercanos. Comunicarse con ellos y hacerles sentir que son importantes para vosotros.

Tener siempre presente que el mundo terrible que se describe en el telediario no es exactamente el reflejo del mundo. El mundo no son las guerras, ni las traiciones, ni las desilusiones. Conviene ir hacia aquello que es positivo, hacia las personas pacíficas, que son legión.

La felicidad es una cuestión de actitud y se resume en un simple termino, dar. Se trata de tener una postura activa y generosa. Buscar hacer feliz a diario, no de manera desesperada sino más bien en los pequeños detalles de la rutina. Gracias a esto, os acercáis cada día un poco más a la plenitud y a las maravillas de la vida.


Escribe un comentario