Consejos para reducir la inflamación de los intestinos

 Abdominales

Una mala alimentación, demasiado rica en proteínas y féculas y demasiado pobre en frutas y verduras, conduce a largo plazo a una inflamación de los intestinos, perturbando su funcionamiento. Esto provoca que se ensucien y se hagan más pesados inútilmente, lo que los empuja hacia abajo y luego hacia adelante del abdomen.

De esta forma, ni siquiera los abdominales más fuertes pueden resistir tal presión, así que es inútil añadirles más, por eso más vale centrarse en una limpieza en profundidad. Para los más motivados, lo ideal es hacer una monodieta de tres días a base de una sola y única fruta o verdura (manzana, uva o zanahoria, por ejemplo).

En 72 horas, vuestros intestinos se desprenden de lo que les molestaba y la inflamación disminuye sensiblemente. Se trata de un período fundamental, pero que puede asustar a algunos. Si ese es vuestro caso, se puede adoptar lo antes posible ciertos principios indispensables.

Limitar el consumo de proteínas animales (fuente de putrefacción), suprimir la féculas de la cena (que producen fermentación durante la noche), evitar mezclar las proteínas animales con las féculas (malas a nivel digestivo), y por último, comer mucha verdura. En este caso, no se trata de hacer un régimen en sentido estricto, y limitado en el tiempo, sino en adoptar un hábito de vida más saludable.

 Más información – Consejos para un vientre plano antes del verano


Escribe un comentario