Consejos para preparar una repostería ligera

 Repostería

Para una repostería ligera, o baja en calorías, las recetas a base de frutas son las más aconsejables. Tened cuidado en elegir correctamente vuestros ingredientes. Dejad de lado los que tienen demasiados calorías como la uva y los plátanos.

Más vale decantarse por las naranjas, las manzanas, las frambuesas, o las fresas. Estas frutas aportan, además, color y aroma a vuestra repostería. Cuidad que haya más fruta que masa. En cuanto a esta última, lo esencial es utilizar harina fina, integral, acompañada de copos de avena, para una mejor asimilación por el organismo.

Cuando se habla de “light” esto implica automáticamente un mínimo de azúcar. Tened cuidado en no poner demasiada. Para obtener un gusto sabroso, al tiempo que se aligera la repostería, lo ideal es reemplazar una parte del azúcar blanca por frutas, compota o mermelada.

El resultado es a la vez ligero y exquisito. Dejad de lado la crema, por muy sabrosa que pueda sernos. Una repostería ligera no excluye forzosamente el chocolate. Con el fin de que el resultado sea ligero, conviene elegir un buen producto. Conviene leer bien la etiqueta antes de comprarlo.

Se deben evitar los productos ricos en materias grasas, pero se debe optar más bien por un chocolate con menos del 60% de cacao. El chocolate blanco no es el más recomendable.

 Más información – El régimen Zermati otra forma de comer


Escribe un comentario