Consejos para preparar un buen aliño de ensalada

ensalada-lechuga

Nos encantan las ensaladas porque son bajas en calorías, nutritivas y muy fáciles de preparar. Sin embargo, hay quienes todavía creen que no tienen un gran sabor, aunque se equivocan. El problema quizá se encuentre en que no están aliándolas como es debido o la lechuga empleada no es de buena calidad.

Un buen aliño de ensalada no tiene que estar compuesto necesariamente por una interminable lista de extraños ingredientes. Podemos acentuar mucho el sabor natural de la lechuga y demás ingredientes de nuestra ensalada con un aliño fácil de preparar y con ingredientes al alcance de cualquier persona.

Tan solo necesitas aceite de oliva, vinagre, sal, pimienta y las especias cuyo sabor o aroma más te gusten. No hace falta nada más, de lo contrario, la culpa es de la calidad de los ingredientes de la ensalada en sí. Eso sí, a la hora de preparar un aliño sabroso y saludable hay que tener ciertas cosas en cuenta, como no pasarse con la cantidad de aceite, ya que entonces la ensalada puede convertirse en una verdadera bomba calórica.

Tampoco hay que olvidar nunca que la relación entre el aceite y el vinagre debe ser de 3 a 1. Es decir, tres cucharadas de aceite de oliva por cada una de vinagre. Y respecto al vinagre, si eres de los que detesta su sabor, puedes sustituirlo sin problema por zumo de limón. En tal caso, la proporción sería la misma, de 3 a 1.

Recomendamos preparar el aliño en un bol y servirlo aparte. De esta forma podremos medir mejor tanto a la hora de prepararlo como cuando se lo añadamos a la ensalada. Y es que hay que recordar que cuánto menos pongamos, mejor será para nuestra silueta.


Escribe un comentario