Consejos para levantarse con buen pie

 Despertar

La mayoría de nosotros calculamos justo la hora de levantarnos, arañando hasta el último minuto de sueño en detrimento de todo el resto. Esto tiene por consecuencia el recortar al máximo el tiempo que va entre la alarma del despertador y la apertura de la puerta de la casa.

Y sin embargo, la expresión “levantarse con el pie izquierdo” resume bien hasta qué punto la primera hora condiciona gran parte del desarrollo de la jornada que está por venir.

Una de las hormonas más potentes del cuerpo, el cortisol, alcanza su pico más alto de producción entre las 6 h y las 8 h de la mañana. Juega un papel fundamental a nivel energético y cronobiológico, por lo tanto es indispensable que nos refiramos a él cuando se trata de definir los buenos hábitos que se deben tomar al salir de la cama.

En efecto, se trata del cortisol, con ayuda de la melatonina, los que regulan los ciclos circadianos, y sus tasas culminan a esas horas precisas no es una cuestión anodina: el despertar es un momento clave puesto que es la continuación de una larga fase de inactividad y el cuerpo requiere ciertas necesidades bien particulares.

En efecto, tras una noche de ayuno en la que el organismo ha funcionado de forma más lenta, el cortisol, la hormona del estrés, va a acelerar la degradación del azúcar, de la grasa y de las proteínas para proporcionar energía a un cuerpo ávido y receptivo. Este explica entre otras cosas la importancia del desayuno, y la necesidad de aportar buenos nutrientes en cantidad suficiente, y sin culpabilidad, puesto que los riesgos de almacenamiento son muy débiles.

Más información – Un desayuno equilibrado para combatir el frío


Categorías

Nutrición

Fausto Ramírez

Nacido en Málaga en 1965, Fausto Antonio Ramírez es colaborador asiduo en diferentes medios de comunicación digitales. Escritor de narrativa,... Ver perfil ›

Escribe un comentario