Consejos para no hacerse esclavos de la delgadez

Delgadez

Estamos cansado de escuchar que la perfección reside únicamente en la delgadez del cuerpo. Sólo un físico esbelto puede ser aceptado como “normal”. Esto es culpa de la imagen mediática relativa al físico corporal. En los anuncios publicitarios, los magazines, los desfiles de moda y los clips de personas que muestran una gran delgadez son los que se llevan la palma.

Por otro lado, se promocionan los regímenes adelgazantes, las operaciones de cirugía estética, las cremas y otros productos para adelgazar. La opulencia se ha convertido en sinónimo de mala higiene de vida y de negligencia. La obesidad está en el origen de depresiones psicológicas caracterizadas por disfunciones alimenticias, y falta de confianza en uno mismo.

No querer someterse a los dictados de la delgadez no significa tampoco dejarse llevar y comer cualquier cosa que se nos antoja, y a cualquier hora. Si tenéis algunos kilos de más y queréis perderlos progresivamente, olvidaros de los regímenes draconianos y de otros consejos que perjudican la salud.

El objetivo es recuperar una buena higiene de vida y buenos hábitos. Comenzad por revisar vuestra alimentación. Una alimentación sana debe ser equilibrada y variada. Todo está en el equilibrio. Si habéis previsto comer una o dos porciones de pizza en la comida, tomad también algo de ensalada con ella. Si tenéis costumbre de comer charcutería y hamburguesas, es el momento de moderar su consumo.

Más información – Consejos para reducir la inflamación de los intestinos


Categorías

Nutrición

Fausto Ramírez

Nacido en Málaga en 1965, Fausto Antonio Ramírez es colaborador asiduo en diferentes medios de comunicación digitales. Escritor de narrativa,... Ver perfil ›

Escribe un comentario