Consejos para comer equilibrado sin gluten

Pan

El gluten está presente en la mayoría de los alimentos a base de cereales, y de los productos transformados. La solución cuando se es intolerante al gluten: elegir buenas fuentes de glúcidos.

La intolerancia al gluten o enfermedad celíaca es una patología crónica del intestino provocada por el gluten, una proteína que se encuentra en ciertos cereales (avena, centeno, cebada).

Esto conlleva una inflamación del intestino e impide una correcta absorción de los nutrientes, minerales y otras vitaminas. La única solución es evitar la ingesta de gluten.

Eliminar los alimentos a base de trigo: es decir el pan, la pasta, la harina y los productos que lo contengan (pizzas, tartas, pasteles, repostería, galletas saladas y dulces…). También se debe eliminar la cebada, la avena y el centeno que contienen esta proteína.

Rica en gluten, la barra de pan es muy calórica y presenta un índice glicémico alto. Si embargo en España tenemos tendencia a comerla casi mecánicamente, incluso a la salida de la panadería, preparando la comida, cuando se tiene hambre, o en la mesa para acompañar todos los platos. Se debe reemplazar por pan y biscotes sin gluten o galletas de arroz.

En todo caso, conviene mantener un aporte suficiente de féculas. Las féculas son bastante calóricas, pero aportan glúcidos complejos, un carburante indispensable para el organismo.


Escribe un comentario