Consejos para comer con menos sal

sal

La sal tiene el poder de retener el agua en los tejidos y en las arterias, lo que provoca un aumento de la presión arterial. Es por eso que, si se es hipertenso, el médico suele recomendar reducir el consumo de sal diario.

De modo general, cuanto menos sal come una persona menos posibilidades tiene de verse afectado por una enfermedad cardiovascular, además protege sus riñones y su corazón. Veamos ahora algunos consejos para comer con menos sal pero sin perder el sabor de los platos.

Los alimentos en estado natural contienen sal, cerca del 60 % de nuestro consumo. Para comer menos salado, no es necesario aumentar la sal de los alimentos cocidos ni siquiera en el momento cocinarlos.

No poner el salero en la mesa. A menudo, hacemos el gesto de espolvorear nuestro plato con sal antes de haberlo probado.

Evitar ciertos alimentos como los platos totalmente preparados, los aperitivos, el queso, las conservas, los embutidos, los pescados ahumados y las bebidas con gas. La sal realza el gusto de los alimentos precocinados y listos para consumir.

Conviene reemplazar la sal por hierbas y especias. Lo ideal es condimentar los platos con tomillo, hierbas de Provenza, laurel, cebolleta, ajo, o cúrcuma. Todas estas hierbas aromáticas tienen la ventaja de aportar muchos sabores a la cocina y además contienen virtudes beneficiosas para el organismo.


Escribe un comentario