Consejos para cocinar el arroz integral

Arroz integral

El arroz integral es una excelente alternativa, ideal para mantener una buena salud del organismo. Sin embargo, es importante saber que su preparación requiere más agua que el arroz blanco clásico. Además, su cocción requiere más tiempo porque es un poco más duro.

Antes de cocinar el arroz integral, recomendamos dejarlo en remojo un poco de tiempo puesto que estará más blando y sabroso. Se puede hacer dejando el arroz integral reposando en un recipiente con agua fría durante 45 minutos.

Se utiliza una cacerola lo suficientemente grande para preparar el arroz integral. No olvidéis que el tamaño del arroz se multiplica, por lo cual es importante elegir una cacerola bien adaptada, que no se pegue y que se pueda cubrir.

En la cacerola se calientan 2 cucharadas de aceite de oliva y luego se añade la taza de arroz integral. Se remueve durante varios minutos. Esto suaviza el arroz si no se ha dejado reposar en agua anteriormente, además de aportar sabor.

Después de varios minutos, se añaden dos tazas y media de agua o de caldo de verduras. Recordamos que esta medida corresponde a una taza de arroz integral. Luego se añade una pizca de sal y se remueve el arroz. Se sube el fuego hasta que el líquido entre en ebullición.

Una vez que el líquido está hirviendo, se baja el fuego y se cubre el arroz integral. Se cuece a fuego lento entre 40 y 50 minutos. El arroz está listo cuando ha absorbido todo el líquido, se ha hinchado y está blando. Una vez que se ha terminado de cocinar se cubre durante 5 minutos para que repose.


Escribe un comentario