Consejos para cocinar carne congelada

Carne congelada

La primera cosa que se tiene que tomar en consideración es que en el momento de cocinar la carne congelada, es posible que pierda mucho líquido y humedad. De esta forma, se debe optar por una preparación que permita mantener la humedad de la carne. Para ello recomendamos utilizar salsas o verduras que ayudan a degustar una pieza de carne jugosa y deliciosa.

Es posible cocinar todo tipo de carne congelada desde el momento en el que se siguen algunas recomendaciones de base para obtener los mejores resultados posibles.

La temperatura de la cocción no debe ser demasiado alta, porque se corre el riesgo de que el interior se quede crudo, mientras que el exterior esté demasiado cocido o se queme. Esta es la razón de por qué en el momento de cocinar la carne congelada, se debe ligeramente reducir la temperatura sugerida en la receta, o con la que se tiene la costumbre de cocinar este plato.

Por ejemplo, supongamos que queréis cocinar un filete de cerdo que debe normalmente ser cocido a 200 grados. En este caso, se recomienda cocinarlo a 180 grados o a 170 grados para garantizar la buena cocción y todo el sabor de la carne.

Otro consejo para cocinar la carne congelada consiste en adaptar los tiempos de cocción. Se recomienda añadir 50 por ciento del tiempo de cocción sugerido en la receta, ya que éste se realiza en tiempo normal con la carne fresca o descongelada previamente.

Por lo tanto, si se debe preparar un plato de carne en ragú en una hora, al tratarse de carne congelada, se recomienda añadir 30 minutos más de cocción para evitar que salga cruda.


Escribe un comentario