Consejos naturales para el ardor de estomago

03

El ardor de estomago o acidez estomacal se caracteriza por una sensación de ardor que se manifiesta en el área del pecho y en forma ascendente en algunos casos (zona esofágica), también puede causar sabor amargo o agrio en la boca, lo cual ocurre con mayor frecuencia después de un exceso alimentario.

El Ardor de estómago en términos médicos se conoce como enfermedad de reflujo gastroesofágico (ERGE) y se traduce en el ascenso del ácido estomacal hacia el esófago, que por lo general sucede cuando el músculo blando localizado en la base del esófago, conocido como el esfínter esofágico se relaja y se abre para que los alimentos y los líquidos puedan fluir hacia el estómago, pero si se encuentra debilitado de manera anormal y no se cierra después del pasaje de sustancias, entonces es cuando la condición aparece.

Para tratar naturalmente el ardor de estómago podemos recurrir a las hierbas medicinales y ciertos alimentos, los cuales son muy eficaces para el tratamiento natural del ardor de estomago, como es el caso del jugo de zanahoria, que al ser muy alcalino neutraliza la acidez muy eficazmente.

Una hierba utilizada por siglos para el tratamiento de todos los desordenes digestivos es el jengibre, que cubre una amplia gama de desordenes y para el tratamiento natural del ardor de estomago es muy indicado.

La raíz de jengibre se puede consumir de distintas formas, en polvo (especia), en aceite o cápsulas, ya que sus beneficios se extienden a favorecer los procesos digestivos y contener los ácidos estomacales, para lo cual se debe tomar media hora antes de cada comida.

La raíz del malvavisco es otra hierba que se utiliza para la curación de problemas digestivos, ya que alivia la acidez estomacal debido a que contiene una sustancia pegajosa conocida como mucílago, la que proporciona una capa protectora en el esófago, debiendo consumirse una cucharadita de polvo de raíz en un vaso de agua, para beberse hasta cuatro veces al día, dependiendo de la gravedad del caso.

Imagen: flickr


Escribe un comentario