Conseguir una mayor felicidad, el mejor propósito de año nuevo

Sonrisa de Jessie J

Ya estamos encarando la recta final de diciembre, lo que significa que hemos entrado de lleno en la época de los propósitos de año nuevo. ¿Cómo? ¿Que todavía no tienes uno? ¿Qué te parece conseguir una mayor felicidad? No hay mejor propósito de año nuevo, ya que la felicidad es una de las claves de la longevidad, reduciendo los niveles de cortisol, una hormona que está asociada con el desarrollo de diabetes tipo 2, la hipertensión y las enfermedades autoinmunes.

En 2016, intenta que tu primer pensamiento del día sea algo alegre. Para lograrlo, se debe ser menos duro con uno mismo. No pienses demasiado en las cosas que quieres cambiar, sino en todo lo que ya tienes. Un truco para empezar el día de manera positiva es escuchar música. Crea una lista de reproducción que levante tu estado de ánimo y alegre tu espíritu. Otra técnica muy eficaz es reservarse para la mañana algo que disfrutemos mucho haciendo. De esta manera nos costará mucho menos levantarnos de la cama y obtendremos una inyección de buena energía para el resto del día.

Destierra de una vez los pensamientos negativos. No les des poder sobre tu vida, ya sean pensamientos malos acerca de ti o sobre los demás, pues representan un obstáculo enorme para alcanzar la felicidad. Si tienes dificultades para lograrlo, no dudes en emplear la meditación.

Mantener vivo al niño interior libera mucha de la tensión que conduce a la infelicidad. Cada vez que te sientas estresado debido a tus responsabilidades y compromisos, busca un rato para desconectar del mundo y conectar con tu lado más infantil. Cómprate el último videojuego del mercado, planea una sesión de cine y palomitas o haz cualquier otra cosa que te abra a la tontería y la diversión.

Alcanzar cada noche un sueño reparador es fundamental para ser felices, por lo que para lograr tu propósito de ser más feliz en el nuevo año, deberás cuidar mucho este aspecto de tu vida, practicando si es necesario técnicas de respiración en la cama. La recompensa no es sólo estar más descansados por la mañana, sino que también nos sentiremos más poderosos mental y emocionalmente hablando.


Escribe un comentario