Cómo usar la cúrcuma en remedios caseros

Curcuma

La cúrcuma hoy en día se utiliza poco en cocina, pero poco a poco va tomando más importancia. Además de su uso gastronómico, posee muchos beneficios que interesan conocer. Vamos a ver cómo usar la cúrcuma en remedios caseros. Si se tienen dudas no olvides consultar con el médico o informarte en una herboristería.

Para la faringitis

La cúrcuma se puede utilizar como remedio casero contra la faringitis. Tiene propiedades antiinflamatorias. En un vaso con leche y miel se puede utilizar este remedio natural. Para prepararlo, se debe calentar un vaso de leche y añadir una cucharada de miel y otra de cúrcuma en polvo. De esta forma se puede aliviar la faringitis.

Para la artrosis, la artritis y los reumatismos

Esta especia es útil contra estos problemas porque actúa como antiinflamatorio y calma el dolor. Las cantidades medicinales son de una a dos cucharadas de café de polvo al día. Si se prefiere tomar en cápsulas, se debe consultar el prospecto o pedir opinión en la herboristería.​

Para mejorar la digestión

Gracias a la cúrcuma, se pueden evitar las digestiones pesadas. En una taza de agua caliente se vierte una pequeña cucharada y se mezcla bien. Luego se toma tras una comida copiosa o pesada.

Para tener una piel suave

Se prepara una pasta de cúrcuma en polvo, harina de garbanzo y agua. Se aplica sobre la zona que se quiere suavizar. Los resultados son muy eficaces. No os extrañéis si la zona se vuelve amarilla, puede ocurrir. No olvidemos que la cúrcuma es un colorante muy potente. Este efecto tan sólo dura unas cuantas horas.


Escribe un comentario