¿Cómo se manifiesta la tos crónica?

Tos

La tos persistente, y por lo general la tos irritativa y seca, es más frecuente en invierno que en otoño. Si la tos persistente va acompañada de sonidos desagradables, de tirantez en el pecho, de sensación de ahogo, hablamos de asma bronquial y no tanto de hiperreactividad bronquial.

La tos persistente, seca o con expectoración puede aparecer entre los 20 y los 40 años, en las personas que hayan comenzado a fumar de jóvenes. Se trata de una bronquitis crónica y por lo tanto hay que tener especial cuidado. Este es uno de los efectos del tabaco. Los fumadores con más de 40 años teniendo una tos crónica suelen presentar una bronquitis crónica, una hipersecreción, un enfisema o enfermedad pulmonar obstructiva crónica. El riesgo de cáncer de pulmón es muy alto.

El reflujo gastroesofágico suele estar considerado como una de las causas de la tos persistente. Sus síntomas son una acidez o una regurgitación. Sin embargo, ambos no son específicos del reflujo gastroesofágico. El diagnóstico es difícil de establecer porque es necesario monitorizar el pH esofágico, que a su vez no suele ser concluyente.

Las hernias de hiato también son una causa de la tos persistente por micro aspiración. Suelen dejar restos en el escáner torácico. En pacientes víctimas de sobrepeso u obesos, o en personas que roncan y se quejan de tos persistente, se puede constatar el síndrome de apnea obstructiva del sueño.

Cuando las apneas son muy prolongadas, unos 60 segundos, una presión intratorácica negativa se crea, causa del reflujo o de regurgitaciones. Eso es frecuente, pero poco reconocido por la medicina actual. La tos persistente puede ser el único síntoma de la tuberculosis pulmonar, que está lejos de ser una enfermedad erradicada.


Categorías

Enfermedades

Fausto Ramírez

Nacido en Málaga en 1965, Fausto Antonio Ramírez es colaborador asiduo en diferentes medios de comunicación digitales. Escritor de narrativa,... Ver perfil ›

Escribe un comentario