Cómo reducir la grasa corporal sin hacer grandes cambios en la dieta

Dieta

Reducir la grasa corporal es una tarea que requiere de esfuerzo. Sin embargo, al contrario de lo que muchos piensan, no consiste tanto en privarse de comer, como en adoptar unos hábitos alimentarios saludables en los que se incluyan determinados alimentos como los que veremos a continuación y ceñirse a ellos pase lo que pase.

La avena, las almendras, el aceite de oliva, las bayas y los cereales integrales no pueden faltar en tu dieta. Estos alimentos sacian el apetito durante más tiempo, lo que implica que la persona come menos y por lo tanto su cuerpo acumula menos calorías a lo largo del día.

Consumir huevos, carne blanca, yogur y otros lácteos bajos en calorías ayuda a romper las células de grasa, mientras que un poco de mantequilla de cacahuete en las tostadas previene la hinchazón de vientre.

El té verde ha demostrado ser muy eficaz a la hora de reducir la grasa corporal si se combina con unos hábitos alimentarios mínimamente saludables y la práctica habitual de ejercicio. Su poder radica en que acelera el metabolismo, por lo que el cuerpo quema grasa de manera más eficiente.

Y para terminar, aconsejamos manzanas y agua. Esta fruta puede prevenir la absorción de grasa en tu cuerpo, mientras que el H20 es fundamental para perder peso; es como el combustible que el cuerpo necesita para quemar grasa, además de ser completamente indispensable para otras muchas funciones corporales.


Escribe un comentario