Cómo prevenir la demencia y el Alzheimer en el día a día

pareja-mayor-ejercicio

El Alzheimer y la demencia afectan cada vez a más personas mayores. La buena noticia es que la comunidad científica no ceja en su empeño de encontrar una cura para estos trastornos que tantas vidas siguen destruyendo y según los pronósticos en un futuro no demasiado lejano podría aparecer una solución.

Sin embargo, que no exista todavía una cura no quiere decir que las personas no puedan hacer nada para prevenir su desarrollo. Aquí te ofrecemos una serie de hábitos que, según los científicos, contribuyen a minimizar el riesgo de Alzheimer y demencia.

Practicar ejercicio de manera habitual es clave. Según las investigaciones, una buena condición física en la madurez puede disminuir el riesgo de demencia más adelante. Si tienes más de 45 años, es muy importante que te animes a llevar a cabo algún tipo de actividad física. Una de las más populares entre las personas maduras son las caminatas a paso ligero, pues es un ejercicio sencillo pero altamente efectivo a la hora de lograr una mejor salud cardiovascular.

A la hora de mantener una mente saludable a medida que se envejece, otro factor cuya influencia es incuestionable es la alimentación. Llevar una dieta equilibrada, rica en fruta, verdura, proteínas magras y grasas saludables disminuye la inflamación a la vez que proporciona una fuente de energía constante para la mente. En el cerebro existen unas células llamadas células gliales, las cuales están asociadas con la eliminación de unas toxinas que pueden desempeñar un papel en el desarrollo del Alzheimer. Los alimentos como la soja, el pescado rico en omega 3, el jengibre, el té verde, los arándanos y otras bayas podrían proteger a las células gliales del daño y, por lo tanto, ayudar a prevenir el Alzheimer.

Estimular constantemente la mente, alcanzar cada noche un sueño reparador, las siestas, eliminar el estrés de tu vida y socializar son otros hábitos que la ciencia ha vinculado con una disminución del riesgo de desarrollar demencia y Alzheimer.


Escribe un comentario