¿Cómo preparar un lunch box para el trabajo?

lunch-box

Antes de pensar en el contenido, hay que comenzar por elegir la lunch box para el almuerzo. Antes, era más sencillo, ya que había muy pocos modelos donde elegir. Dado el éxito de estos recipientes, la elección es mayor y por lo tanto, más difícil. El principal elemento a considerar es el volumen. Aunque parecen muy pequeñas, las lunch box para el almuerzo están diseñadas para contener una comida completa y son lo suficientemente grandes como para durar hasta la tarde.

Se estima que aproximadamente 100 ml corresponden a 100 kcal. A partir de aquí se puede elegir una lunch box con un volumen de 700 a 900 ml, dependiendo de la actividad física y del apetito.

También es importante elegir una lunch box de material aislante, que se pueda meter en el horno microondas y en el lavavajillas. El objetivo sigue siendo ahorrar tiempo.

No se trata de poner cualquier cosa dentro, sino componer una comida equilibrada, que permita hacernos aguantar hasta la comida de la noche. La lunch box está diseñada con un compartimiento para proteínas, otro para los hidratos de carbono, uno de las verduras y otro para los productos lácteos.

Debe haber al menos un producto de cada categoría. Para las proteínas, se admiten huevos, pescado, carne, queso… En el compartimiento de hidratos de carbono, se mete el pan, los cereales, la pasta, el arroz… Los azúcares pueden ser frutas frescas o secas, galletas, chocolate… y un lácteo para terminar. No debemos olvidar llenar un compartimiento con verduras, porque aportan vitaminas y fibra.

Siempre que sea posible, debemos llenar la lunch box con un almuerzo equilibrado y variado. Pero debemos evitar el pescado que haya que calentar, evitando así los olores en la oficina. El pescado se prepara frío en ensaladas. También se deben evitar los mariscos pelados. Para los platos calientes, debemos optar por platos guisados. Lo mismo ocurre con el queso: hay que meter los que no tengan un olor demasiado fuerte. A menos que se trabaje solo, hay que dejar de lado el ajo, y las cebollas crudas.


Categorías

Nutrición

Fausto Ramírez

Nacido en Málaga en 1965, Fausto Antonio Ramírez es colaborador asiduo en diferentes medios de comunicación digitales. Escritor de narrativa,... Ver perfil ›

Escribe un comentario