¿Cómo preparar leche de almendras?

leche-de-almendras

La leche de almendras es una alternativa perfecta para todos aquellos que tienen una alergia o intolerancia a la lactosa, ya que consiste sólo en almendras, agua y aroma. Además, tiene un número infinito de propiedades potencialmente beneficiosas para la salud que la convierten en un alimento ideal para todos, excepto para las personas con alergias a los frutos secos.

Entre sus beneficios podemos mencionar su alto contenido en potasio. Sus propiedades digestivas y su alto porcentaje de fibra hacen de esta bebida un alimento muy sano.

Ingredientes para la leche de almendras

  • 1 vaso de almendras crudas
  • 3 tazas de agua (750 ml)
  • Canela, cardamomo, vainilla, etc. (al gusto)

Para hacer la leche de almendras, necesitarás almendras crudas, sin sal, ni aceite, ni nada de nada. Las cantidades indicadas para un poco más de 1 litro de leche son aproximadas, ya que depende de la intensidad que queremos darle al gusto. Así que si quieres que la leche tenga más sabor, se puede aumentar la cantidad y poner menos agua.

No es necesario quitarle la piel a las almendras, puesto que eso no va a cambiar el sabor. Se dejan en remojo durante 4 horas o toda la noche: esto fortalecerá todas sus propiedades nutricionales. Luego se tira el agua y se enjuaga varias veces con agua limpia.

Se meten las almendras en una licuadora, y se añaden tres tazas de agua y se mezcla durante unos minutos. Si no tienes licuadora, puede utilizar una batidora clásica. Esto te llevará más tiempo, pero el resultado será casi el mismo. El resultado debe ser una pasta.

A continuación, puedes añadir tus sabores favoritos para intensificar el sabor de la leche de almendras casera y seguir batiendo. Esto no es obligatorio, pero le dará un sabor diferente. Se puede utilizar canela, vainilla, cardamomo, etc.

Una vez que la mezcla está bien espesa y untuosa, se filtra para obtener la leche de almendras. Para esto se necesita un recipiente y un colador de tela o de malla fina.

Filtrar la leche puede llevar unos minutos, ya que la pasta de almendras es lo suficientemente espesa. Para acelerar el proceso, se puede tomar una cuchara y agitar la mezcla poco a poco.

Una vez que la leche está filtrada, se puede utilizar el resto de la masa para hacer una salsa con almendras o cualquier receta de almendras. Por último, conviene saber que la leche de almendras no se puede conservar durante mucho tiempo. Aconsejamos colocarla en una jarra o botella de cristal con tampón y consumir antes de 3 días.


Escribe un comentario