Cómo mantenerse saludable después de un trasplante de corazón

Pareja mayor haciendo ejercicio

Las personas que atienden y ponen en práctica todas las instrucciones que el médico les da después de un trasplante de corazón tienen más probabilidades de mantenerse saludables durante los 10 años posteriores a la cirugía que aquellas que no lo hacen.

En esta nota, reunimos cinco cosas fundamentales que las personas con un corazón tasplantado deben hacer para alargar su vida en los años posteriores a la cirugía, pero, recuerda: antes que nada, sigue siempre las órdenes del médico y pregunta todo aquello que no entiendas.

Mantenerse en movimiento es una de las mejores maneras de estar saludables. Pasado el período de cicatrización, la mayoría de los médicos animan a sus pacientes a hacer ejercicio con regularidad, aunque sea una actividad de baja intensidad como las caminatas.

Estar bien rodeados es muy importante. Los sistemas de apoyo –formados por familiares y amigos– hacen la vida más fácil a las personas después de un trasplante de corazón e incluso pueden salvar su vida.

Hay que estar atentos a las señales que emite el cuerpo para comunicárselas al médico. Algunos de estos síntomas anormales pueden entrañar algún riesgo para la salud, mientras que otros no serán nada del otro mundo. Sea como sea, escuchar al propio cuerpo y conversar acerca de ello con el médico ayuda siempre a mejorar la salud después de un trasplante de corazón.

Seguir unos hábitos alimentarios saludables es una regla que no se debe saltar ningún paciente con un corazón trasplantado. La dieta debe ser baja en sodio para reducir el riesgo de enfermedades como la diabetes o la hipertensión. Esto requiere a menudo de mucha fuerza de voluntad, ya que a veces se siente la tentación de hacer malas elecciones de alimentos, pero hay que mantenerse fuertes porque la recompensa vale la pena: vivir más y mejor.


Escribe un comentario