Cómo evitar las molestias en las comidas navideñas

Pastel de Navidad
Recientemente, recomendamos comer con cabeza durante la cena con familiares de Nochebuena. Sin embargo, se dan casos en los que, aun siendo prudentes, pueden aparecer molestias por la ingesta de alimentos a los que nuestro organismo no está acostumbrado.

El alcohol, los dulces y el marisco (los tres alimentos estrella de la Navidad) pueden provocar ardores, diarrea y vómitos, cosas que tienen capacidad más que de sobra para arruinar hasta la más idílica de las comidas navideñas. Aunque hay otros factores que destacaremos a continuación.

Existen consejos muy útiles para prevenir las molestias durante las comidas navideñas. En primer lugar, se recomienda no contagiarse en exceso del frenesí inherente a estas fechas tan señaladas, intentando, por todos los medios, comer despacio, con calma, disfrutando y masticando bien cada bocado para facilitar la digestión.

El ambiente en el que se celebra la comida o la cena también juega un papel fundamental. Es recomendable, por tanto, que el salón donde se celebra la comida esté libre de humo (que se habilite otro espacio para fumar alejado de la zona de la comida) y que la calefacción no esté demasiado alta.

Tomar alimentos muy fríos de postre después de un plato caliente también es una de las principales causas de las inoportunas indigestiones navideñas. Dejar pasar unos 15 minutos entre la comida y el postre (sobre todo si este es helado) ayudará también a prevenir los malestares.

Tampoco subestimemos el valor de una buena infusión unos 20 minutos después del postre. Estas actuarán de forma beneficiosa sobre nuestro organismo, ayudando en la digestión y colaborando en un tránsito intestinal exitoso.


Escribe un comentario