Cómo elegir el té adecuado para tu afección

Taza de té verde

El es una bebida con mil sabores y aromas, pero esta gran variedad no sólo va en beneficio del paladar, sino también de nuestra salud. Aquí te mostraremos cuál es el té más adecuado para cada afección.

Dolor de estómago: El té de manzanilla es el más efectivo para aliviar el dolor de estómago, ya que se trata de una bebida que reduce la inflamación, la cual suele ser la responsable de este tipo de dolores.

Fatiga mental: En este caso, el té más recomendable es el de menta. Aporta energía y despierta los sentidos de forma rápida, lo que lo hace ideal para esos días en que notamos que nuestro rendimiento intelectual no está al nivel habitual.

Dolor de cabeza: El té de canela puede ayudar a reducir el dolor de cabeza gracias a sus nutrientes –como el manganeso y el hierro–, así como su aroma, que resulta calmante para muchas personas.

Náuseas: Los estómagos revueltos han encontrado un gran aliado en el té de jengibre durante miles de años, así que no dudes en prepararte esta infusión si experimentas náuseas.

Irritación de garganta: Detrás de esta afección suelen esconderse cosas como la pus o los mocos. El té de limón es conocido por su capacidad para limpiar la garganta de ambas cosas y devolvernos un aliento fresco.

Conciliar el sueño: En este sentido, existen muchas bebidas naturales que pueden ayudarnos a dormir, pero una de las más efectivas es el té de pasiflora, una hierba que posee cualidades sedantes.

Tos: El té de tomillo ayuda a reducir el movimiento que tiene lugar en los tubos bronquiales y a aliviar el dolor de un ataque de tos o un resfriado.


Escribe un comentario