¿Cómo conservar la carne?

carnes-varias-crudas

La carne fresca requiere una atención particular en materia de conservación, más aun cuando la inmensa mayoría de nosotros lo consumimos regularmente. Continente proteínas y una cierta cantidad de agua, es vulnerable a las bacterias tales como la salmonela o el E. coli. La carne estropeada es portadora de numerosas enfermedades. Veamos aquí cómo conservar la carne, para que conserve sus propiedades.

Las medidas de precaución comienzan en el supermercado: hay que asegurarse de que la carne que se pretende comprar está efectivamente fresca. El color de la carne, su olor, la fecha de embalaje y de caducidad son unos buenos indicadores. La carne cruda puede conservarse sin problemas durante dos o tres días. Aunque ciertas carnes se conservan mejor que otras.

La carne picada se debe consumir en las 24 horas siguientes a la compra, porque se contamina más fácilmente. Si quieres picarla tú mismo, debes hacerlo antes de sentarte a la mesa. Si la carne expulsa agua, hay que quitar el líquido antes de meter el producto en el frigorífico. El jugo de la carne es fuente de proliferación bacteriana.

Conserva la carne comprada en carnicería en un recipiente limpio y cerrado herméticamente. Si la carne está bien embalada, esto no es necesario (a menos que el embalaje de plástico esté estropeado. Más vale conservar la carne en una sola pieza: cuanto más se recorta, más se deteriora.

También se puede congelar la carne, ya que es la única manera de conservarla durante varios meses. Para descongelarla, ponla en el frigorífico o utiliza el microondas en modo descongelación. En cualquier caso, descongélala y consúmela el mismo día.


Categorías

Sin categoría

Fausto Ramírez

Nacido en Málaga en 1965, Fausto Antonio Ramírez es colaborador asiduo en diferentes medios de comunicación digitales. Escritor de narrativa,... Ver perfil ›

Escribe un comentario