¿Cómo cocinar la soja de acuerdo con su forma?

Soja

La soja se utiliza en muchos platos, ya que puede reemplazar a los productos de origen animal. La soja se utiliza por su contenido en proteínas. Una dieta vegetariana estricta significa hacer abstracción de ciertos alimentos que en su composición, poseen nutrientes esenciales para el organismo.

En el grupo de las legumbres, la soja puede aportar algunos de estos nutrientes. Sus características y la variedad de productos a base de soja explican el dicho oriental: “Si cultivas soja, se obtiene carne, leche, queso, pan y aceite.” Veamos pues cómo cocinar la soja y sus diferentes formas de usarla en la cocina de acuerdo con su forma.

Lo más importante para la soja texturizada es poder hidratarla para poder cocinara posteriormente. Para ello, hay que remojar las semillas de soja en agua caliente de 8 a12 minutos, y luego escurrir.

El siguiente paso es poner sal y pimienta en la masa hidratada de soja. Una buena idea puede ser la de añadir pan remojado en leche de soja, ajo, perejil, sal y pan rallado.

Cuando la base está preparada, sólo hay que darle forma. Existe un sinfín de posibilidades a su alcance: albóndigas, hamburguesas, filetes, etc. Se puede incluso utilizar para el relleno de canelones o de lasaña.

La forma de cocinar la soja verde es la misma que la de la soja texturizada. La diferencia es el tiempo de remojo, unas 10 horas, antes de que pueda ser utilizada.

La soja y sus derivados (aceite y harina de soja, principalmente) se utilizan en la alimentación humana. Se vende en todo el mundo gracias a sus múltiples usos. La salsa de soja se elabora a partir del grano de soja, salándola y dejándola fermentar.


Escribe un comentario