Cómo cocinar de manera más ligera

 Pareja cocinando

No hace falta reducir el contenido del plato, con el riesgo que supone no satisfacer todas las necesidades a nivel de saciedad y por lo tanto de provocar que se esté continuamente picoteando entre horas. Por ejemplo, una comida compuesta exclusivamente de ensaladas no está aconsejado. Cocinar ligero equivale a prever una comida completa y saciante, pero que al tiempo permita alcanzar los objetivos dentro de la dieta de adelgazamiento.

El principio es el de no pasarse con la eliminación de los azúcares rápidos y las grasas. Si no se suprimen totalmente de la alimentación, conviene tener el reflejo de desengrasar las carnes y evitar los postres demasiado dulces. Conviene saber que las carnes más ligeras son las aves y los pescados.

En materia de cocción, lo más desengrasante es el grill. La cocción al vapor también permite cocinar unos platos más ligeros. Sobretodo, no se debe comer verdura exclusivamente. Para condimentar, se deben evitar las salsas a base de grasas, y reemplazarlas por salsas de yogur y hierbas: son ligeras y sabrosas.

Y para controlar la ingesta de grasas y de azúcares en vuestro plato, lo ideal es respetar un buen equilibrio en cuanto a los aportes energéticos durante el día. Lo ideal es mantener tres comidas al día: un desayuno ligero (sustituir la mermelada por la miel, y los bizcochos por el pan integral), pero abundante; una comida equilibrada y saciante (verduras, cereales, carnes magras, queso sin grasa); y una cena ligera (sopa o verduras al vapor).

Más información – Los patés a base de verduras y legumbres 


Escribe un comentario