Comidas post-ejercicio: Qué comer después hacer de cardio o musculación

Batido de proteínas acompañado de fresas

Las comidas post-ejercicio son una de las mayores preocupaciones de todos aquellos que practicáis deporte de manera regular. A menudo os asaltan dudas sobre la idoneidad de los alimentos que ingerís al finalizar vuestras respectivas rutinas.

Así que en esta ocasión hemos creído oportuno dedicar un artículo a intentar guiaros un poco en este aspecto, clasificando las comidas post-ejercicio en tres clases, dependiendo del tipo de rutina, y ofreciendo a la vez ideas para preparar platos sencillos:

Ejercicio cardiovascular: A grandes rasgos, lo importante de las comidas post-ejercicio cardiovascular es reponer líquidos y poner los carbohidratos por encima de las proteínas. Nuestra sugerencia es leche con avena y un plátano cortado en rodajas. Lo acompañaremos de una tostada de pan integral con requesón y mermelada o un vaso de batido de chocolate.

Musculación: Después de levantar pesas, la prioridad son las proteínas. Lo que sugerimos en este caso es una pechuga de pollo a la plancha acompañada de brócoli. El segundo plato puede ser una tortilla de claras de huevo o tofu con judías verdes o espárragos.

Pero ¿qué sucede si nuestra rutina incluye tanto ejercicio cardiovascular como de musculación? Si ese es tu caso, no te preocupes; también tenemos algunos consejos alimentarios para ti.

Ejercicio cardiovascular + musculación: La relación entre carbohidratos y proteínas debe ser aproximadamente de 3 a 1, es decir unos 70 gramos de carbohidratos por unos 20 gramos de proteínas. Prueba un batido de proteínas con fruta o un boniato con yogur griego.


Escribe un comentario