Comida rápida, la mayor tentación durante las dietas

Hamburguesa

Las hamburguesas de los restaurantes de comida rápida no son compatibles con las dietas de adelgazamiento

La comida rápida, también conocida como fast food o comida basura, representa una de las mayores tentaciones a evitar si deseamos perder peso de cara al verano. Antes de comenzar con una dieta de adelgazamiento, la persona debe concienciarse de que no podrá probarla en al menos unos meses.

No será una tarea sencilla, pues las cadenas internacionales que sirven este tipo de comida –muy alta en calorías– se han sabido instalar muy bien en nuestra cultura, lo que hace más complicado prescindir por completo de ella.

A cualquier lugar al que vayamos, siempre encontraremos un restaurante de comida rápida con atrayentes reclamos compuestos por irresistibles ofertas y deliciosos bocadillos, por eso la persona a dieta debe estar preparada para una lucha constante, especialmente dura durante las primeras semanas, sobre todo si la persona se alimenta de este tipo de comida de forma habitual.

Transcurridas las primeras semanas de la dieta, el organismo de la persona comienza a acostumbrarse a comer sano. Como si de una desintoxicación se tratase, los viejos hábitos van abandonando la mente para dar paso a los nuevos: comer de forma saludable y con menos calorías sin que ello represente ningún esfuerzo.

Más información – ¿Es el fast food un chollo?


Escribe un comentario