Comida picante y dolor articular

12

La adición de salsa picante en cada comida puede aumentar el dolor articular, particularmente en aquellos que sufren de artritis, según las evaluaciones de los últimos estudios nutricionales de distintos centros de salud americanos.

La inflamación es causada por sustancias químicas de las células del cuerpo principalmente los glóbulos blancos, que se liberan en la sangre y los tejidos cuando una sustancia extraña se detecta. La liberación de sustancias químicas de los glóbulos blancos se incrementa en el flujo sanguíneo hacia esa área y puede producir calor y enrojecimiento, síntomas de la inflamación.

Pero además estos productos químicos pueden tener fugas de líquido en los tejidos, lo que provoca la hinchazón, que sumada a la inflamación estimula los nervios sensoriales y causa dolor, a su vez la inflamación y el dolor de las articulaciones causa un desgaste del cartílago según la Arthritis Foundation.

El azufre que contienen los alimentos en los que se incluyen los picantes cambian el nivel de pH de la sangre, induciendo hacia la acidez y por lo tanto la sobrecarga de los alimentos picantes ácidos es demasiado para los riñones que no los pueden filtrar en exceso, provocando que la sangre se vuelva más ácida, condición que lleva al deterioro de los huesos e inflamación, causando dolor en las articulaciones.

Los que ya tienen deterioro de los huesos a través de enfermedades como la osteoporosis puede experimentar el dolor articular con más intensidad después del consumo de la comida picante, por lo cual el consumo excesivo de alimentos muy condimentados prolonga el dolor, pero un consumo moderado puede llevar los niveles de pH a la normalidad.

A pesar que la Madre Naturaleza ha creado muchos alimentos sanos y beneficiosos para la salud, todos están destinados a ser consumidos con moderación, incluyendo los alimentos picantes, por lo cual para aquellos que sufren de dolor en las articulaciones, deben saber que algunos alimentos pueden aliviar las molestias, como es el caso de las bayas que tienen propiedades antioxidantes y que podrían evitar que los radicales libres dañasen las articulaciones, así como también la vitamina C contenida en las bayas fortalece el colágeno en los huesos.

Los omega-3 o ácidos grasos poliinsaturados que se encuentra en los pescados grasos como el salmón y el atún, pueden reducir la inflamación de las articulaciones debido a la actividad enzimática.

Imagen: MF


Escribe un comentario