¿Cuánto cuesta quemar las calorías de la comida basura?

Rosquilla

Si te preocupa tu silueta, seguro que te interesa lo que tenemos que contarte en esta ocasión. Diremos qué ejercicio y durante cuántos minutos es necesario para quemar las calorías que introducen en nuestro cuerpo los principales productos de comida basura.

Esta lista os puede ser de ayuda par adaptar vuestra rutina de ejercicios a vuestra dieta, aunque también os puede abrir los ojos en lo que se refiere a la comida basura y hacer que dejéis de consumirla tan a menudo debido al gran número de calorías que contiene y el enorme esfuerzo necesario para deshacernos de ellas. Comencemos:

  • Rosquilla como las de Dunkin’ Donuts – Número de calorías: 242 – Tipo de ejercicio: abdominales – Repeticiones: 88
  • Hamburguesa con patatas – Número de calorías: 691 – Tipo de ejercicio: máquina elíptica – Tiempo: 141 minutos
  • Pechuga de pollo rebozada como las de KFC u otros restaurantes de comida basura – Número de calorías: 444 – Tipo de ejercicio: bicicleta estática – Tiempo: 65 minutos
  • Porción de tarta de queso – Número de calorías: 710 – Tipo de ejercicio: caminata a paso ligero – Tiempo: 148 minutos
  • Batido – Número de calorías: 780 – Tipo de ejercicio: saltar a la cuerda – Tiempo: 72 minutos
  • Dos porciones de pizza pepperoni – Número de calorías: 626 – Tipo de ejercicio: subir escaleras – Tiempo: 159 minutos
  • Burrito de pollo – Número de calorías: 1.175 – Tipo de ejercicio: carrera – Tiempo: 122 minutos
  • Nachos con queso – Número de calorías: 740 – Tipo de ejercicio: natación – Tiempo: 130 minutos
  • Frappuccino de 16 onzas – Número de calorías: 500 – Tipo de ejercicio: pilates – Tiempo: 170 minutos
  • Lata de refresco – Número de calorías: 200 – Tipo de ejercicio: sentadillas – Tiempo: 54 minutos

Como habrás podido comprobar, ingerir cualquiera de estos alimentos fast food apenas nos llevará unos minutos, pero inyectarán una cantidad de calorías en nuestro cuerpo de las que nos costará una media de una hora de ejercicio librarnos. Sin duda, es para pensárselo, sobre todo si nos preocupamos por la línea y también por la salud, claro.


Escribe un comentario