Comer más no protege del frío

Invierno

Primeramente conviene saber que el cuerpo debe mantener una temperatura de 37°, sea cual sea la temperatura ambiente. Cuando esta disminuye, el proceso llamado termogénesis comienza. Para que esto funcione, los mecanismos metabólicos y musculares se activan.

La producción de calor y de energía por el organismo requiere entonces la explotación de las reservas de azúcar. Es en ese momento cuando las reservas se agotan y el organismo comienza a sacar sus reservas de las fuentes de lípidos y de otras grasas.

Según la creencia popular, es necesario comer mucho para calentarse en invierno. Esto es algo que puede ser verdad pero también puede ser falso. En efecto, en el pasado los hombres debían nutrirse más de lo normal para afrontar mejor el frío fuerte del invierno.

Sin embargo, hoy en día, esta práctica no es cierta puesto que nuestra exposición al frío ha evolucionado mucho. Por lo tanto, es falso pensar que comer más grasa ayuda afrontar mejor el frío del invierno.

De esta forma, lo único que conseguimos es acumular más grasa en el organismo en el organismo y deformar nuestra silueta.

Más información – Evitar el aumento de peso durante los meses de invierno


Categorías

Nutrición

Fausto Ramírez

Nacido en Málaga en 1965, Fausto Antonio Ramírez es colaborador asiduo en diferentes medios de comunicación digitales. Escritor de narrativa,... Ver perfil ›

Escribe un comentario