Comer fuera de control: una pesadilla para la dieta

Helado

El comer a escondidas, durante la noche o de pie junto al lavabo sin plato ni cubierto, son algunas prácticas que pueden sabotear una dieta o simplemente dificultar el permanecer en el peso ideal; comer furtivamente es algo que afecta a la persona en la manera de verse a sí mismo y de realizar su dieta.

  • Causas por lo que sucede

De acuerdo al psicólogo Edward Abramson, “el comer a escondidas está asociado a la noción de que el sobrepeso es vergonzoso”, por lo cual la persona se siente orillada a hacerlo sin que nadie más la vea o sin que la persona misma lo reconozca como tal.

Lo anterior se debe a que la persona siente vergüenza, en primer lugar, de reconocer que está comiendo en forma descontrolada debido a la culpa y, en segundo, a que alguien más se entere de esta situación por miedo a la crítica y a ser juzgado.

  • Soluciones

Organización.- Una buena manera de evitar esto es preparar con anticipación las comidas que se ingerirán durante el día; de esta forma si por la noche se sienten deseos de comer abundantemente, ya se contará con un plato previamente elaborado y será más fácil atenerse a esa cantidad.

Saciedad.- Si durante el día se comen sólo frutas y verduras, la persona terminará con mucha hambre y se inclinará a hacer una visita nocturna a la cocina; por el contrario si come la suficiente cantidad de fibra, grasas y carbohidratos, será sencillo saciarse más rápidamente.

Planeación.- Algunos alimentos ayudan a lograr una estabilidad emocional (como chocolates, galletas y pasteles), los cuales pueden consumirse siempre y cuando se planee con anticipación el día y la cantidad de dicho alimento para así evitar un descontrol y consumo de calorías extras.

Fuente: Weight Watchers Semanal

Imagen: flickr


Escribe un comentario