Comer en familia, reduciria el riesgo a la obesidad infantil

image Las tradiciones familiares podrían evitar que los niños lleguen a la obesidad, ya que un estudio encontró que los estilos de vida modernos son responsables del flagelo de la obesidad y retornar a la forma de vida en que se vivía muchas décadas atrás, podría reducir el riesgo en un 40 por ciento.

Los niños que se sientan regularmente con la familia para una comida, son más saludables según el estudio, ya que las rutinas representaron una protección, incluso entre los grupos que normalmente tienen un alto riesgo para la obesidad.

Esto es importante porque sugiere que hay un potencial en estas rutinas en lo que respecta a tenerlas como objetivos para la prevención de la obesidad infantil, que es un verdadero flagelo al que se enfrenta la humanidad hoy y que se ha incrementado casi exponencialmente.

Alrededor del 10 por ciento de los niños de seis años son obesos, así como la cifra para los 15 años de edad es de un 17 por ciento.

Científicos de la Universidad Estatal de Ohio analizaron datos que se centraron en tres rutinas: cenar en familia más de cinco veces a la semana, dormir al menos 10.5 horas a la noche y ver menos de dos horas de televisión durante la semana.

Entre los niños cuyas familias practicaron estas tres rutinas, el 14 por ciento eran obesos, en contraste a la cifra de los que viven en hogares que no tenían ninguna de las rutinas, fue de 24,5 por ciento.

El estudio, publicado en la revista Pediatrics EE.UU., sugirió que la adopción de una sola rutina, podría reducir el riesgo a la obesidad infantil.


Escribe un comentario