Comer en familia, más importante de lo que creemos

Comer en familia

¿Sabíais que comer en familia permite mejorar los hábitos alimenticios de los hijos? En efecto, puesto que se ingiere la comida en casa y no en el restaurante, los alimentos consumidos presentan una mejor calidad nutricional. Serán concretamente más ricos en fibras alimenticias, en vitaminas y minerales, por razón de una presencia creciente de verduras y de frutas, comparativamente con las comidas consumidas en el exterior.

Mejores comportamientos alimenticios

Estar en compañía de los más cercanos en el momento de las comidas permite igualmente discutir y conversar manteniendo unas relaciones favorables. Los jóvenes que se sientan a la mesa para comer con sus padres tienen tendencia a desarrollar un sentimiento de confianza hacia ellos, y se ven menos sujetos a desarrollar desarreglos del comportamiento alimenticio, como bulimia o anorexia.

Puesto que la hora de la comida no está consagrada únicamente a engullir el contenido del plato, grandes y pequeños pueden escuchar mejor las señales del hambre y de la saciedad. Esta es la razón de por qué ciertos estudios han puesto en evidencia el hecho de que comer en familia previene igualmente los problemas de sobrepeso.

Tiempo y placer

Dentro del ritmo acelerado de todos los días, se tiene la obligación de pararse y de tomarse cierto tiempo para uno mismo. Estáis trabajando, los niños van al colegio o a la guardería, ¿por qué no aprovechar las comidas como pretexto para relajarse? Es inútil lanzarse en la preparación de comidas demasiado complicadas. Un filete de pescado marinado, arroz de jazmín y una ensalada de tomates con pepino libanés pueden colmar todos los vientres que se acerquen a comer tranquilamente a casa.

Si todavía quieres mejorar más la experiencia, relajación y tiempo de bienestar durante las comidas, es importante fijarnos en las mesas de comedor y comer ne una que nos guste, en la ue estemos cómodos y se integre con la decoración del comedor y el ambiente de la casa.

Comer sigue siendo una necesidad vital, pero sobre todo es un auténtico placer. Los alimentos permiten a los niños explorar sus sentidos, el gusto, el tacto, la vista, y vivir experiencias gustativas que les permiten apreciar una variedad de alimentos cada vez mayor.

Comer en familia sólo aporta grandes ventajas. Basta con consagrar un poco de vuestro tiempo y cambiar la percepción sobre la importancia que se concede a las comidas. Y vosotros, ¿cuáles son los beneficios que constatáis a la hora de comer en familia?


Categorías

Nutrición

Fausto Ramírez

Nacido en Málaga en 1965, Fausto Antonio Ramírez es colaborador asiduo en diferentes medios de comunicación digitales. Escritor de narrativa,... Ver perfil ›

Escribe un comentario