Comer despacio; ayuda a bajar de peso

56

Una investigación reciente descubrió que las personas con sobrepeso generalmente comen más rápido, comparadas con las personas delgadas y que los hombres mastican más rápido que las mujeres, así como también los alimentos refinados se comen más rápido que los integrales o saludables.

Según lo planteado en en la Sociedad de Obesidad de Orlando, Florida, los los investigadores demostraron que las personas cuando comen rápido lo hacen a razón de 3,1 onzas por minuto, las personas que lo hacen de forma intermedia a 2,5 oz por minuto y los que comen lentamente a razón de 2 onzas de alimento por minuto.

Los hombres comen alrededor de 80 calorías por minuto, mientras que una mujer consume 52 calorías, por lo cual curiosamente los hombres que comen lento, lo hacen a la misma velocidad que la mujer que come rápido.

Por lo cual las diferencias de género han demostrado tener un efecto en este habito, que puede estar asociado con las necesidades de energía y otra posibilidad es que puede estar relacionado con las normas sociales, ya que las mujeres pueden sentirse obligadas a comer más despacio, según los investigadores del laboratorio de Balance de Energía de la Universidad de Rhode Island.

Un segundo estudio encontró una fuerte relación entre la velocidad de la alimentación y el índice de masa corporal (IMC), ya que las personas con un IMC alto, suelen comer mucho más rápido que aquellos con un IMC menor, siendo este índice un parámetro que se obtiene del cálculo basado en la estatura y el peso.

Los investigadores también observaron que los participantes del estudio que comieron alimentos de granos integrales de trigo y pan de centeno, por ejemplo, lo comían más lentamente, que los mismos alimentos pero elaborados con granos refinados.

Por lo tanto los granos enteros requieren más tiempo para masticar y la digestión comienza en la boca, como corresponde, pero cuando se consumen alimentos procesados no se necesita mucho tiempo para digerirlos, induciendo a comer más, según especialistas en nutrición y salud de la Universidad de Texas, Dallas.

Imagen: MF


Escribe un comentario