Cómo comer carbohidratos y mantener la línea

Ensalada de pasta integral

A menudo se piensa que, para estar delgados, hay que desterrar los hidratos de carbono de la dieta. Sin embargo, esta creencia es del todo incierta. Comer carbohidratos y mantener la línea son dos cosas perfectamente compatibles, sólo hay que hacerlo de la manera correcta. Los siguientes consejos te marcarán el camino.

Prioriza los granos enteros. No importa de qué clase sean, comer granos enteros –que conservan sus tres partes intactas: el salvado, el endospermo y el germen– en lugar de refinados es siempre beneficioso para mantener la línea. Algunos ejemplos son la quinoa, la avena, el arroz integral y el amaranto.

Esto se debe principalmente a tres razones: la sensación de saciedad, la reducción de ingredientes artificiales que implican y, por último, que ayudan a que el organismo funcione a pleno rendimiento.

No caigas en la trampa de los productos multicereales. Un error muy común es pensar que multicereal o multigrano es lo mismo que granos enteros, pero en realidad son dos cosas distintas. Asegúrate de que lo que compras son verdaderos cereales integrales.

Consúmelos con moderación. A pesar de que se pueden comer todos los día, es importante tener presente que, para que los carbohidratos te ayuden a perder peso, hay que tomarse su ingesta con tranquilidad y moderación. Dado que sólo 1/2 taza por comida es suficiente para saciar el apetito, se antoja innecesario tomar más cantidad.

Inclúyelos dentro de una dieta equilibrada. Equilibra tu alimentación de manera que la presencia de los hidratos de carbono no supere a las proteínas ni la verdura. Comer demasiados carbohidratos, incluso si son granos enteros, conduce a un exceso de calorías y un aumento de peso.


Escribe un comentario