Come de todo en tu dieta

Dieta sin limites

Más que hacer dieta, debemos aprender a comer de manera balanceada, nutritiva y saludable; no obstante hacer dieta sigue siendo algo benéfico y provechoso para el bienestar físico cuando se padece sobrepeso u obesidad.

El problema está cuando uno se exige demasiado y se logra el efecto contrario: arriesgar la salud, darse atracones usuales de comida o hasta abandonar la dieta. Para evitar esto, elige algunas de las opciones siguientes para comer tus antojos favoritos y mantenerte en el camino adecuado:

Prémiate el fin de semana.- No se trata de que elijas el sábado o domingo para comer un kilo de chocolates o un litro de helado, sino más bien destinar ya sea el desayuno, la comida o la cena para comer exactamente lo que te gusta sin privarte de nada.

Haz ejercicio para comer más.- ¿Deseas comer postre más veces a la semana? Entonces realiza más ejercicio. En la medida que quemes más grasa de tu organismo el músculo la sustituirá y podrás quemar automáticamente más calorías (además de las ya quemadas durante la actividad física).

Reduce el tamaño de la porción.- Tal vez el problema con tus anteriores hábitos alimenticios era la cantidad tan grande de cada alimento que ingerías; el estar a dieta puede significar reducir esas porciones más que limitarte en todas tus elecciones.

Haz sustituciones inteligentes.- Pan integral en lugar del blanco, lácteos bajos en grasa, carne magra, palomitas naturales o utilizar sólo la clara del huevo, son sólo algunas opciones que puedes incorporar a tu régimen para poder tener más variedad y sabor en tu menú diario.

Por último, puedes usar como parámetro la dieta 90% – 10%, es decir, comer 90% del tiempo opciones sanas y dietéticas, y el resto del tiempo todo aquello que te encanta pero que no es tan bueno para tu dieta.

Fuente: Weight Watchers Semanal

Imagen: flickr


Escribe un comentario